Alicante | Benidorm | Albir | Altea
+34 655325829
info@maec-traduccion.com

¿Qué es una Traducción Jurada?

Definición

La Traducción Jurada es la versión documental íntegra, clara y fidedigna del texto que, redactado en una lengua de partida, al que sustituye, se traduce a otro distinto, de llegada, por quien, gozando de capacidad suficiente y reconocida para ello, se denomina Traductor-Intérprete Jurado, y ajustada aquélla, además, a cuantos requisitos aquí se establecen sobre presentación, soporte físico, fórmula de legalización, sello, visés, firma y registro, por parte de quien la realiza o se responsabilice, al hacerlo, de su perfecta ejecución por tercero.

Características y pautas

  • Fidelidad. Toda Traducción Jurada ha de ser equivalente al texto original en cuanto a forma, estilo y contenido, Ante diversas posibilidades de interpretación, deberán todas ellas indicarse, con independencia de la principal, a pie de página. Habrán de tenerse muy en cuenta, con carácter no exclusivo, las siguientes pautas:
    • Direcciones. No se traducen. Se realizará, tan sólo, su transcripción o transliteración, acompañada, si es preciso, de una nota aclaratoria a pie de página.
    • Nombres propios, patronómicos y apellidos. No se traducen. Se realizará, tan sólo, su transcripción o transliteración, acompañada, si es preciso, de una nota aclaratoria, a pie de página, cuando aparezca por vez primera en el texto, tal y como es, en la lengua de partida.
    • Títulos nobiliarios y de cortesía. Sólo se traducirán si existe equivalencia en la lengua de llegada, haciendo constar el nombre original en una nota aclaratoria, a pie de página, cuando aparezca por vez primera en el texto, tal y como es, en la lengua de partida. Asimismo, si es conocido por el traductor que el nombre actual se debe al cambio reciente de otro anterior, reseñará ambos en una nota aclaratoria, a pie de página, indicando: «antes:…. / ahora:…».
    • Nombres de organismos y denominaciones oficiales. Sólo se traducirán si existe equivalencia en la lengua de llegada. De lo contrario, se mantendrá la denominación original (nombre o siglas) indicándose su traducción más aproximada en una nota aclaratoria, a pie de página, cuando aparezca por primera vez en la lengua de partida.
    • Títulos, diplomas y certificados. Será competencia el Ministerio de Educación y Ciencia determinar las equivalencias españolas en cuanto a tipo de centro docente, calificaciones obtenidas, denominación y rango profesional alcanzados.
    • Números. Se traducirán siempre tal y como figuren en el texto de partida (arábigos o romanos). Cuando, en el texto de partida, aparezcan en letra, se reproducirán, también, en letra.
    • Fechas. Todo cambio de ordenación (p. ej., en España: día, mes, año; en Estados Unidos: mes, día, año) habrá de indicarse, si es preciso, en nota aclaratoria, a pie de página.
    • Abreviaturas. Sólo se traducirán si existe equivalencia en la lengua de llegada. De lo contrario, se mantendrán tal cual aparecen en el texto de partida, indicando, si es posible, su traducción más aproximada en una nota aclaratoria, a pie de página, cuando aparezcan por primera vez en la lengua de partida.
    • Locuciones latinas. Sólo se traducirán si existe equivalencia exacta y de uso habitual en la lengua de llegada. De lo contrario, se mantendrán tal cual son, en latín, entre comillas.
    • Palabras y expresiones en otras lenguas. Existen, con frecuencia, textos en los que aparece alguna palabra o expresión en un tercer idioma que no es ni la lengua de partida ni la de llegada. Si el Intérprete Jurado carece de Nombramiento expedido a su favor por el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación para trabajar en este otro idioma, se abstendrá siempre, por muy bien que lo domine, de traducir tal palabra o frase, limitándose a transcribirla o transliterarla, entre comillas, indicando en una nota aclaratoria, a pie de página: «sic».
    • Errores ortográficos y de sintaxis. Sólo se corregirán, en la lengua de llegada, las faltas de ortografía y sintaxis del texto de partida que no puedan encerrar un segundo significado, al estar puestas así, o que no sean intencionadas, como parte de un estilo personal (Juan Ramón Jiménez, en español; Bernard Shaw, en inglés, etc.), aunque haciéndolo constar siempre en una nota aclaratoria, a pie de página.
    • Tachaduras. Las palabras, frases o líneas, en el texto de partida, que aparezcan tachadas pero legibles, habrán de traducirse y tacharse, también, en el de llegada, indicándose en nota aclaratoria, a pie de página: «Tachado en el documento original». Cuando las palabras, frases o líneas, en el texto de partida, aparezcan tachadas y totalmente ilegibles, el lugar que ocuparían en el de llegada se rellenará con unos puntos encerrados entre paréntesis: (…), indicándose en nota aclaratoria, a pie de página: «Tachado y totalmente ilegible, en el documento original.»
    • Sellos, pólizas y timbres oficiales. Se hará una descripción sucinta de todos los que aparezcan en el texto de partida, traduciéndose, además, su contenido conforme a los apartados del presente artículo.
    • Certificaciones y apostillas. (Véase el apartado dedicado a la Apostilla de La Haya de 1961). Se traducirán todas las añadidas al documento original, conforme a los apartados del presente artículo. Se indicará, además, la existencia de cualquier otra apostilla, certificación o sello que, añadido al documento original, esté redactado en la lengua de llegada.
    • Firmas manuales. No se traducirán nunca, aunque sean perfectamente legibles. Sólo se pondrá en el lugar que corresponda, entre paréntesis, en el texto de llegada: «(Firmado)».
    • Otras observaciones. El Traductor Jurado hará constar, en nota aclaratoria, a pie de página, cualquier otra circunstancia o factor no contemplado en los apartados anteriores y que, a su juicio, deba hacerse observar.
  • Integridad. Todo texto redactado en una lengua de partida del que se requiera su correspondiente versión jurada en otra, de llegada, se traducirá íntegramente.
    • Omisiones. El Traductor Jurado se abstendrá de omitir parte alguna de una declaración verbal o documento escrito, aun en el caso de que la considere innecesaria.
    • Extractos o resúmenes. Cuando el cliente pida una Traducción Jurada extractada o resumida, deberá el Intérprete hacerlo constar en el texto de llegada, y señalar claramente todo lo suprimido en el de partida.
  • Notas aclaratorias. Observaciones que el Intérprete Jurado estime necesario incluir, en forma de notas, al pie del texto traducido, claramente diferenciadas de éste, con vistas a explicar el sentido particular, matices especiales, extensión, limitaciones o dudas que determinado vocablo, término o frase, por su carácter idiomático, técnico o polisémico, ofrece o puede llegar a ofrecer, siendo imposible determinar sin la existencia de tal explicación. Tales notas aclaratorias, dentro de lo explícitas, se ajustarán a una máxima concisión, no siendo consideradas como texto traducido al realizar la facturación del trabajo. Más información sobre las notas aclaratorias.

Artículos relacionados

Elementos de la Traducción Jurada

Fórmula de certificación, firma, sello y visé

Diferencia entre transcripción y transliteración

Deja un comentario

es_ESSpanish
WhatsApp chat